¿Bebé recién nacido? 6 consejos especiales

Si eres madre primeriza, con un bebé recién nacido, seguramente estés buscando consejos para saber qué hacer y cómo hacerlo.

Sí, sabemos lo que es estar en esa etapa sin información, buscando consejos, ánimo, despejando dudas. Por eso queremos brindarte ayuda con este artículo especialmente dirigido a ti.

Esperamos que puedas aprovechar los consejos que hemos decidido reunir para ayudarte, que puedas ponerlos en práctica y beneficiarte de la experiencia que tenemos en el ámbito de la crianza de niños.

A continuación, los 6 consejos especiales para madres primerizas con bebés recién nacidos:

Tabla de contenido:

#1: Haz actividad física, no descuides tu bienestar

Lo sabemos, cuidar un bebé recién nacido puede generar mucho cansancio, debido a que en sus primeros meses de nacido exigen mucha atención.

Sin embargo, debes preocuparte por tu bienestar físico y mental, tanto como te preocupas por el bienestar del bebé.

Ten en cuenta que, la actividad física diaria, te ayuda a descargar tensiones, y es así como generas endorfinas que te harán sentirte mejor, y de esa manera conservarás una buena actitud ante la vida.

Te recomendamos comenzar con actividades más suaves, como caminar al menos 20 minutos a diario, y luego puedes ir incrementando los retos con ejercicios físicos más exigentes.

Puedes considerar también apuntarte a planes de fisioterapeutas dirigidos a mujeres en recuperación post-parto, de esa manera podrás fortalecer el suelo pélvico y abdomen también.

#2: Asegúrate de cuidarte con una dieta e hidratación correcta

Una mujer tomando agua

Al tener un bebé recién nacido, tu salud es importante porque ya no solo se trata de ti, también de tu bebé.

En los tiempos de lactancia materna, tu cuerpo demanda más líquido y mejor alimentación. Para tu equilibrio físico, y para la nutrición de tu bebé, es necesario una buena alimentación y una hidratación diaria.

Es probable que debido al nuevo ritmo y las demandas de atención que exige tu bebé, olvides hidratarte, e incluso recurras al hábito de comer a ratos.

Evita lo anterior a toda costa, y asegúrate de organizar los horarios para comer, y de ingerir alimentos saludables.

#3: Dormir bien: no es misión imposible si tienes bebé recién nacido

Sabemos lo que puedes pensar cuando te decimos: duerme bien. “Acaso es posible con un bebé recién nacido”.

La respuesta es: aunque no lo creas, sí es posible. De hecho, no solo es posible, es extremadamente necesario. Estamos conscientes de que los primeros días, semanas, y meses con un bebé recién nacido pueden ser agotadores y dormir parece difícil.

Sin embargo, te invitamos a establecer estrategias para que no descuides el buen hábito de sueño, tan necesario para tu salud física y mental.

Si duermes bien, tendrás más paciencia y mejor humor, de hecho, podrás atender con mejor actitud las demandas de tu hijo.

Te aconsejamos permitirle al padre que se involucre para que puedan turnarse y así encontrar un equilibrio para que ambos puedan tener sus ciclos de descanso.

#4: Déjate ayudar

Una abuela sosteniendo a su nieta

Este consejo está relacionado con el anterior. Necesitas saber que no debes ser una súper mamá, y ser tu sola contra el mundo, tú sola para todo lo que tu bebé necesita.

Al ser madre primeriza puede que tengas esa sensación de que necesitas o debes estar siempre presente y encargarte de todo lo relacionado con tu bebé recién nacido.

Pero la verdad es que necesitas reconocer tus límites, percibir tus cansancios, y para ello dejar que otros se involucren, comenzado por el padre. También puedes permitirles a tus familiares más cercanos que te ayuden con algunas tareas si así desean hacerlo.

También puedes permitir que te ayuden en otras tareas que no están relacionadas directamente al cuidado del bebé, como por ejemplo, asistencia para hacer las compras, comidas, lavar, entre otras.

Ahora bien, en este punto es necesario detenernos un momento. Para tu tranquilidad, y una buena dinámica entre quienes te ayudan y tú, necesitas fijar los límites con mucha asertividad.

Es así como se evitarán malos entendidos, y te sentirás cómoda en todo momento, lo que será saludable para tu paz mental e incluso para la tranquilidad de tu bebé. Pero sobre todas las cosas no rechaces la ayuda que otros quieran brindarte.

#5: Recuerda que tienes una pareja

A menos que seas madre soltera, recuerda que tienes una pareja y un bebé recién nacido en casa debe ser otro motivo para reforzar el vínculo con tu pareja.

Hacemos mención de esto porque existen casos en los que las madres primerizas se vuelcan excesivamente a la atención de sus bebés recién nacidos, y esto hace que se cree una barrera entre la pareja.

Tampoco te pedimos que descuides a tu bebé, pero debe haber un equilibrio en toda la dinámica, de manera que así todo siga funcionando bien.

Desconfiar de las capacidades de tu pareja, debido a tu sobreprotección con el bebé, puede originar problemas, así que sé muy sabia con eso y aprende a confiar, después de todo como padre él tendrá el mismo cuidado que tú.

#6: Cada bebé recién nacido responde diferente ante la lactancia

Una madre dándole pecho a su bebé

Es muy cierto que la lactancia materna es importante y necesaria para tu bebé. Ahora bien, en algunos casos resulta imposible instaurar la lactancia.

No te obsesiones con ello si es tu caso. De igual forma, no todos los bebés recién nacidos toman la lactancia y la mantienen por todo el tiempo que se requiere.

Así que debes aceptar la realidad que te corresponda vivir respecto a la lactancia, y hazlo con buena actitud.

Por otra parte, es importante en este punto tocar un tema que podría considerarse tabú. Hay madres que tienen una posición no tradicional frente al amamantamiento natural y el amamantamiento artificial. Si es tu caso, no te angusties si otros no comparten tu posición.

Cada madre primeriza hace y debe hacer lo que pueda y sienta que es necesario hacer. Así que no anides sentimientos de culpa por tus decisiones.

Recuerda siempre que el apego con tu hijo no dependerá de si le das pecho o no. Depende es de la actitud con la que lo amamantas o le das el biberón.

Conclusión

Si tuviéramos que darte un último consejo, este sería: ten una tienda de confianza a tu alcance para obtener productos de calidad para tu bebé recién nacido.

De hecho, te invitamos a explorar los productos para bebés en nuestra tienda online.

Te puede interesar...

Deja un comentario

 

0
Tu carrito
Tu carrito está vacíoIr a la tienda
Enviar mensaje
1
Asesoría GRATIS
Hola, soy Paula, ¿en qué puedo ayudarte?